Saltar al contenido
Acuariosdeagua.com

Cómo hacer un estanque ?

Ubicación del estanque

El sonido del agua, la contemplación de sus singulares plantas o de los peces que habiten en él son algunos de los motivos por los que los estanques cautivan y se convierten en una parte imprescindible del disfrute del jardín. Decidir dónde montar un estanque es lo primero que hay que decidir. No solo saber que las plantas y flores acuáticas poner. También saber cuales necesitan entre 4 y 6 horas de sol directo al día (con menos exposición no florecerán, con más sol nos estaremos exponiendo a que proliferen las algas en el estanque). Por este motivo, elegir el lugar idóneo es imprescindible para que el estanque cuente tanto con sol como con sombra a lo largo del día.

Así que, evitaremos que el estanque esté próximo a árboles. Primero porque pueden proyectar su sombra sobre él. Segundo porque sus hojas pueden ensuciar el agua y generar la proliferación de algas. Tener en cuenta también dónde tomar eléctrica más cercana para que, cuando instalemos la bomba, ésta tenga la corriente que necesita para funcionar.

Preparación del terreno

Una vez decidido el tamaño y el lugar donde querer ubicar nuestro estanque, el primer paso (después de dibujarlo en la superficie del jardín, para hacernos idea de sus dimensiones) será comenzar a cavar del centro hacia fuera. De esta manera, le estaremos dando profundidad a la parte central y, a medida que nos vayamos acercando a los laterales, iremos haciendo un escalonado del terreno. Una forma de ajardinar el espacio, pero también de darle juego al estanque. Con el hueco preparado, eliminaremos las piedras y alisaremos el terreno antes de cubrir la superficie con arena (con vistas a proteger el montaje del estanque de cualquier elemento punzante que pueda provocar una fuga).

Protección del suelo

Ahora llega el momento de proteger el suelo. En primer lugar, colocaremos el fieltro protector, que reforzará el papel de la arena como aislante de cualquier elemento que rompa la lona. En ocasiones se puede plantear como sustitutivo de la capa de arena, pero lo cierto es que ambos elementos trabajan mejor en conjunto. Lo ideal para colocar la lona de revestimiento es decantarse por una que sea tanto resistente al sol como al frío, apta para peces y libre de cualquier elemento nocivo para ellos. Al forrar el espacio del estanque, prestaremos especial atención a hacer correctamente los pliegues del escalonado, ajustando la lona, nuevamente, desde el centro del estanque hacia los exteriores.

Instalación de la bomba

Con la superficie del estanque ya preparada, es momento de fijar los bordes del mismo para evitar que la lona se mueva. Para ello, cavaremos un ligero perfil alrededor del perímetro del estanque y cubriremos la lona con tierra, para asegurar, así, que el peso la mantenga firme en el lugar que deseamos. Ahora si, ya solo queda el último paso de montaje del estanque. Instalar la bomba. Verifica la capacidad de nuestro estanque, para que la bomba sea lo suficiente potente y con capacidad de filtrar correctamente el agua del estanque,

Decoración del estanque

Y con todo ya preparado, solo queda el último paso. “Embellecer nuestro estanque.” Antes de incluir los peces en el estanque, importante que dejemos un periodo de aclimatación hasta que el agua y todos los elementos vivos que tengamos en ella encuentren su equilibrio.

Una manera de garantizar que, con un poco más de tiempo, podamos disfrutar del objetivo del estanque: su maravillosa armonía natural.

Y, si necesitas ayuda para montar un estanque, ¡no dudes en preguntarnos! Estaremos encantados de ayudarte a que disfrutes del tuyo.